Centros Especiales de Empleo: ¿por qué una empresa debería contratar sus servicios?

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Los Centros Especiales de Empleo son fundamentales a la hora de integrar a las personas con discapacidad en el mercado laboral. La inclusión en la plantilla de estos perfiles se traduce en una cultura corporativa más abierta y competitiva que tiene como consecuencia una mejora de la imagen de la empresa. Antes de enumerar las ventajas ligadas a la contratación de un Centro Especial de Empleo, vamos a repasar su definición. 

Los Centros Especiales de Empleo (CEE) son entornos de trabajo que incluyen al menos un 70% de empleados con discapacidad. Su objetivo es dúplice: proporcionar un trabajo adecuado y facilitar la integración en el mercado laboral.  Pueden ser tanto públicos como privados y se dirigen a dos públicos: personas con parálisis cerebral, enfermedad mental o discapacidad intelectual con un grado de minusvalía igual o superior al 33% y personas con discapacidad física o sensorial con un grado de minusvalía igual o superior al 65%. Ahora que tienes claro de que se trata, podemos pasar a los beneficios para los empleadores.

Respetar la Ley General de Discapacidad

Respetar la Ley 6/2022 (modificación de ley), de 31 de marzo, de modificación del Texto Refundido de la Ley General de derechos de las personas con discapacidad y de su inclusión social, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/2013, de 29 de noviembre.

Su objetivo es fomentar el empleo de estas personas esta categoría permitiéndoles ,  al mismo tiempo,  vivir de forma independiente e integrarse plenamente en la sociedad. La LGD se aplica a las empresas tanto públicas como privadas con al menos 50 trabajadores. En estos casos, un 2% de la plantilla debe estar destinado a los perfiles con algún grado de discapacidad. La normativa obliga a las empresas de más de 50 empleados a contratar personas con discapacidad, aunque muchas la desatienden. Según los datos difundidos por el Instituto Nacional de Estadísticas, en 2020 la tasa de empleo de las personas con discapacidad rondaba el 26%; un dato que deja patente que aún queda mucho camino por recorrer.

Mejorar la responsabilidad social corporativa

El número de las empresas que ponen en marcha iniciativas de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) aumenta cada año. El estallido de la pandemia parece haber acelerado el proceso,  tanto que, en 2020, el 43% de las compañías españolas ya realizaban políticas de RSC. y a  A  eéste dato hay que sumar un ulterior incremento del 28% registrado en 2021. Para establecer un plan estratégico de RSC, los Centro Especial de Empleo son una opción más que recomendable. Outsourcing es sinónimo de ahorro y de mayor satisfacción del cliente. Los CEE gestionan diferentes perfiles y ofrecen a las empresas los que mejor se adapten a sus necesidades.

Atraer talento diverso 

Integrar a las personas con discapacidad en el mercado laboral es uno de los grandes retos de las empresas españolas. Al día de hoy, perfiles con carreras terminadas y una experiencia profesional demostrable no consiguen encontrar un hueco en las empresas públicas y privadas de nuestro país. Los Centros Especiales de Empleo son un aliado a la hora garantizar la estabilidad en el empleo. Los planes anuales de formación favorecen la inserción de personas con discapacidad en el mercado laboral.

Deducción de costes

Las empresas que contratan los servicios de un CEE como Synalock, además de cumplir con el 2% de cuota obligatoria, se benefician de un gran ahorro ya que los CEE trabajan con ayudas tanto, autonómicas como estatales, por lo que los costes que se repercuten son altamente competitivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.